Etimología del Black Friday

Etimología del Black Friday

¿Han temblado mucho vuestras tarjetas de crédito este fin de semana?

Ay, el Black Friday… ese día tan poco conocido en nuestro país hasta hace un par de años, en la actualidad está en boca de todos. Descuentos (más o menos apetecibles…) que inundan todas las tiendas un mes antes de navidad y que, aunque ayuden a ahorrar unos eurillos, también pueden hacer que gastemos más de lo esperado. Pero, ¿de dónde proviene este término?

El denominado «viernes negro» tiene lugar el día después de Acción de Gracias, es decir, el cuarto viernes de noviembre. En principio puede dar lugar a malas interpretaciones, puesto que en la composición del término no se juega con la metáfora del color negro, con connotaciones negativas en la sociedad occidental poco presentes (a primera vista) en un día dedicado a ofertas y descuentos. Existen dos teorías sobre el origen del término. La primera de ellas se basa en los beneficios de los empresarios estadounidenses, pues el consumismo es tal que hasta aquellas empresas que estaban en números rojos conseguían salir a flote y hacer que, en el extracto de su cuenta bancaria, el saldo fuese positivo. La segunda teoría, no obstante, surge en el estado de Filadelfia, donde los policías encargados de la regulación del tráfico se referían así a esta jornada debido a la gran masificación de vehículos y peatones que sufrían las calles.

Y vosotros, ¿habéis conseguido algún «chollazo» el pasado viernes?

¡Feliz semana!

 

No olvides compartir esta publicación si te ha gustado. También puedes seguirnos en Facebook e Instagram