Etimología del Black Friday

Etimología del Black Friday

¿Han temblado mucho vuestras tarjetas de crédito este fin de semana?

Ay, el Black Friday… ese día tan poco conocido en nuestro país hasta hace un par de años, en la actualidad está en boca de todos. Descuentos (más o menos apetecibles…) que inundan todas las tiendas un mes antes de navidad y que, aunque ayuden a ahorrar unos eurillos, también pueden hacer que gastemos más de lo esperado. Pero, ¿de dónde proviene este término?

El denominado «viernes negro» tiene lugar el día después de Acción de Gracias, es decir, el cuarto viernes de noviembre. En principio puede dar lugar a malas interpretaciones, puesto que en la composición del término no se juega con la metáfora del color negro, con connotaciones negativas en la sociedad occidental poco presentes (a primera vista) en un día dedicado a ofertas y descuentos. Existen dos teorías sobre el origen del término. La primera de ellas se basa en los beneficios de los empresarios estadounidenses, pues el consumismo es tal que hasta aquellas empresas que estaban en números rojos conseguían salir a flote y hacer que, en el extracto de su cuenta bancaria, el saldo fuese positivo. La segunda teoría, no obstante, surge en el estado de Filadelfia, donde los policías encargados de la regulación del tráfico se referían así a esta jornada debido a la gran masificación de vehículos y peatones que sufrían las calles.

Y vosotros, ¿habéis conseguido algún «chollazo» el pasado viernes?

¡Feliz semana!

 

No olvides compartir esta publicación si te ha gustado. También puedes seguirnos en Facebook e Instagram

6 consejos para aprender un idioma

6 consejos para aprender un idioma

Está claro que no existen trucos milagrosos para aprender un idioma pero sí que puedes acelarar un poco el proceso con algunos consejos:

 

1. No te desesperes

En muchas ocasiones, cuando estamos aprendiendo una nueva lengua, nos desesperamos por no comprender ciertos contenidos o teoría. El primer paso para aprender un idioma es tener mucha calma.
¡Roma no se hizo en un día!

2. Empieza por lo básico

Aunque parezca algo bastante lógico, muchas veces, queremos abarcar en poco tiempo más de lo que es posible. Lo ideal es empezar poco a poco e ir aprendiendo de manera progresiva.

3. Establece objetivos

Siempre es bueno aprender con objetivos a corto y largo plazo. ¿Hasta dónde te gustaría llegar y en cuánto tiempo?
No establezcas objetivos irreales. Olvida los: «¡Aprenda chino en 2 semanas!». Lo mejor es trazar un plan claro, que se adapte a tus necesidades y que siga un aprendizaje paulatino.

4. ¡Pierde el miedo!

Una vez tengas asentados unos conocimientos básicos, ¡toca lanzarse a la piscina!
Solemos tener cierto pánico a la hora de dejar nuestra «zona de confort» y plantarle cara a un idioma.
Intenta establecer contacto con gente nativa para que te ayuden a mejorar tu pronunciación y soltura. Procura dejar atrás las inseguridades ya que de los errores se aprende.

5. Diviértete aprendiendo

Divertirse y aprender a la vez es posible. No todos los procesos de aprendizaje tienen que ser siempre aburridos y complejos. Una manera muy sencilla y efectiva de aprender un idioma es ver tus series o películas favoritas en la lengua que estés aprendiendo. Lo ideal es contar con una base para no desesperarnos y apoyarnos de subtítulos para ganar vocabulario.

6. Inmersión

Si tienes la oportunidad de viajar al país del idioma ¡ni lo dudes! Es la oportunidad perfecta para practicar el idioma.
¿No se ha dado la ocasión? No te preocupes. Hoy en día tenemos infinidad de recursos gracias a internet. Por ejemplo, existen redes sociales específicas para «intercambiar idiomas» con otras personas.

 

¿Todavía estás dudando en empezar a estudiar ese idioma que llevas tiempo queriendo aprender? Sigue nuestros consejos y lánzate.

 

No olvides compartir esta publicación si te ha gustado. También puedes seguirnos en Facebook e Instagram

Inventos españoles: spanglish o cómo nos gusta crear palabras

Inventos españoles: spanglish o cómo nos gusta crear palabras

Oro parece, plata no es

Si de algo presumimos los españoles es de nuestra capacidad para hacernos entender en cualquier lugar, sepamos o no el idioma local. Si a esto le sumamos nuestra creatividad innata, surgen cosas como de las que vamos a hablar en la entrada de hoy: palabras que, a primera vista, parecen inglesas, pero que a un angloparlante le sonarán más bien poco.

Hace algunos días se hacía viral un vídeo con ciertas palabras en «inglés» que nosotros, los españoles, empleamos en nuestro día a día, pensando que cada vez que las pronunciamos nuestro nivel de cultura, internacionalización y conocimiento sube en un 200% y, simultáneamente, nos convertimos en gente moderna (porque ya se sabe, cuantos más vocablos extranjeros introduzcamos al hablar, mejor…). Hoy pretendemos ampliar un poquito más la lista y dar algún que otro término válido que haga que a un británico (o americano) no le explote un oído cuando intentemos comunicarnos. ¡Allá vamos!

  • Zapping: término creado por un cuñado para evitar que su mujer pusiera el «Aquí hay tomate» mientras él dormía plácidamente frente al televisor. «No cari, espera, que mejor hacemos un poquito de zapping».

Término correcto en inglés: channel surfing, TV surfing.

  • Footing: precursor flojo del running, porque si no le pones un nombre interesante no quema calorías (dicen, yo no lo sé, que ni corro, ni hago footing, ni running, ni nada…).

Término correcto en inglés: jogging.

  • Puenting: el colmo de la vagancia. Ya que me invento una palabra qué menos que buscar cómo se dice la palabra base en el idioma correspondiente, ¿no? Pues no. ¿Me tiro de un puente? Pues puentingbridging se nos quedaba demasiado grande.

Término correcto en inglés: bungee jumping.

  • Playback: la fonomímica de toda la vida. Sí, en inglés el término existe, pero se emplea de una forma más general para referirse tanto a imitaciones de canto como de baile.

Término en inglés para la imitación labial: lip sync (de lip synchronization, id est, sincronización labial).

  • Lifting: este es otro de los términos que sí existe en inglés pero no con el sentido que nosotros le damos. Mientras que para nosotros se trata de una operación de cirugía estética para eliminar las arrugas de la piel, en los países anglófonos se denomina «lifting» a la acción de levantar pesas para desarrollar músculo.

Término en inglés: face lift.

  • Autostop: auto (palabra que se entiende en todos los idiomas) + stop («parar» en inglés) Esta no era tan fácil de detectar, ¿verdad? Hasta que te vas de Erasmus…

Término en inglés: hitchhiking (más sencillo todavía que bungee jumping…)

  • Friki: el eterno debate. Está claro que friki viene de freak («raro») pero… ¿a qué se refiere exactamente esta palabra? ¿Al típico adicto a todo tipo de maquinita o al empollón? En inglés existen dos términos similares que, dependiendo de quién lo argumente, son muy diferentes: nerd y geek. Lo que todos tenemos claro es que geek se emplea para designar a los primeros (aficionados a las nuevas tecnologías) y nerd a los segundos, esas personas a las que les fascinan las ciencias. Y si unimos los dos términos tenemos al elenco principal de The Big Bang Theory.
  • Gin-tonic, ejemplo claro de ahorro (o vagancia) lingüística. Pedir una ginebra con tónica quedaba demasiado largo, pedir un gin and tonic, también. Casi mejor lo unimos todo con un guion y santas pascuas: gin-tonic.

Término en inglés: allí se pide un gin and tonic, sin más, sin creaciones misteriosas y extrañas. Ginebra con tónica de toda la vida.

  • Alto standing: ¿existe? Sí. ¿Hay mejores palabras para designarlo? También. Probemos, por ejemplo, con luxury, high-quality o top-quality. Pura magia.
  • Parking. Esta es de mis favoritas. Para crearla tuvimos que saber cómo se decía aparcar (park) pero, ¿para qué molestarnos en saber cómo se dice aparcamiento? Parking y ya está.

En inglés: car park. Sí, señores, car park. Complicado, ¿verdad?

 

No olvides compartir esta publicación si te ha gustado. También puedes seguirnos en Facebook e Instagram

Los influencers son importantes para tu marca

Los influencers son importantes para tu marca

Cada vez más empresas confían en los influencers para acercarse a potenciales clientes

 

Si todavía no has contado con el trabajo de los influencers para optimizar tu marca, probablemente te estés preguntando: ¿Por qué debería hacerlo?

Vamos a empezar por lo básico: ¿Qué es un influencer?

Los influencers desempeñan un papel muy importante en las campañas de social media, ya que son personas con una gran presencia e influencia en las redes. Sus opiniones aportan credibilidad y siempre tienen una gran relevancia entre sus seguidores.

¿Por qué deberías trabajar con influencers?

Hoy en día, la opinión de los demás acerca de un producto o servicio nos condiciona mucho a la hora de adquirirlo. ¿Acaso irías a un restaurante que un conocido te ha desaconsejado?

La publicidad tradicional, por muy tentadora que resulte, ha ido perdiendo la confianza de las nuevas generaciones a lo largo de los años. En la actualidad, la gente quiere adquirir productos o servicios en función de las recomendaciones de las personas a las que creen.

En la era 2.0 en la que vivimos, ha surgido un nuevo intermediario en las campañas que está cobrando cada vez más importancia en el mundo digital: el influencer. Su función es dar a conocer a sus seguidores un producto o servicio mediante la inclusión de textos, imágenes o videos en las redes sociales.
Estos nuevos «ídolos virtuales» son un referente para su base de fans fidelizada; aportan frescura y atraen a un nuevo público hacia nuestra marca.

Gracias a las publicaciones de estos creadores de contenido, podremos enriquecer el posicionamiento de una empresa, mejorar la imagen general de una marca, generar repercusión social y, lo más importante, dar a conocer un servicio o producto a una gran cantidad de potenciales clientes.

¿Un influencer solo sirve para promocionar un producto o marca?

No, su función va más allá. Las posibilidades son infinitas. Por ejemplo: pueden ser la clave del éxito a la hora de promocionar un evento, el lanzamiento de una nueva marca, una determinada acción de nuestra empresa…

En definitiva, en la actualidad, las recomendaciones de las personas en las que confiamos han cobrado mucha importancia y pueden llegar a ser determinantes a la hora de tomar decisiones. Por este motivo, cada vez más empresas confían en el poder y la influencia de los reyes de las redes sociales. ¡Animate a potenciar tu marca y a llevarla al siguiente nivel!

 

Si este tipo de campañas publicitarias te han parecido interesantes, recuerda que en Bursay contamos con algunos de los influencers más importantes del país. Para más información, contacta con nosotros en la siguiente dirección de correo electrónico: info@bursayagency.com

 

12